000226
Sucursal de Famaillá. Fotos: Gentileza de Sergio Ituarte.

De las 264 sucursales que tiene la empresa en todo el país, cerraron 10 como parte del plan de ajuste, por la caída de la rentabilidad en las ventas y el aumento en las tarifas de la luz y el agua. En Tucumán se bajaron las persianas de 2 sucursales que afectó a 13 familias.

La empresa propiedad del Grupo Megatone decidió dar de baja diez de las 264 sucursales, como plan de ajuste, debido a la fuerte caída de rentabilidad por el descenso de ventas y el aumento de las tarifas de agua y electricidad.

El día lunes los empleados de las sucursales de Famaillá y Banda del Río Salí se presentaron en sus lugares de trabajo y se dieron con la trágica sorpresa que a los locales los estaban desarmando: sacando la mercadería y hasta quitando la cartelería. En el caso de Famaillá son 7 los trabajadores despedidos y 6 en la Banda.

“Llegamos y nos dimos con la novedad, había rumores, pero no pensamos que se iban a concretar, menos que seríamos nosotros” explicó A. Bazán a MONTERIZOS, del local de la Banda. Quien indicó, además, que tanto él como sus compañeros aun estaban en estado de shock y no sabían que hacer, “nosotros levantamos prácticamente este local, lo pusimos en funcionamiento, era nuestro trabajo” remarcó.

Por su parte, Sergio Ituarte de la sucursal de la Banda, contó que trabajaba para la cadena de electrodomésticos hace 12 años, y hace 11 en la de Famaillá al igual que varios de sus compañeros y que el día lunes, tras anunciarles el cierre, representantes de la empresa, quisieron hacer los arreglos de sus indemnizaciones por debajo de lo que les corresponde por antigüedad.

000227

A las 13 familias tucumanas, se deben sumar la de los empleados de las otras 8 sucursales del país que quedaron desempleados, como consecuencia del plan de reajuste de la cadena de electrodomésticos debido, a su vez, a las medidas económicas que está tomando el gobierno nacional.

Ayer, mientras los empleados de Famaillá se encontraban reunidos frente a su lugar de trabajo que se hallaba completamente cerrado, el presidente Mauricio Macri dijo en conferencia de prensa que “es mentira que estas tarifas son carísimas” y que era necesario “continuar el ajuste, para mejorar”.

Las otras sucursales que cerraron sus puertas son las que están ubicadas en Callao y Corrientes (Ciudad de Buenos Aires); Mercedes, Saladillo, Pehuajó, Bragado, Chivilcoy y Trenque Lauquén, en la provincia de Buenos Aires, y una en Neuquén. Frente a esta situación los empleados de las otras sucursales, como la de Monteros, consultaron qué pasará con ellos; por ahora se mantendrán abiertas, pero no descartan otra medida similar, en el caso de continuar así la situación del país, les indicaron.