000126
Foto: Telam.

En el día de ayer, a través de un video grabado, Macri anunció en un breve discurso el retorno a los pedidos de créditos al Fondo Monetario Internacional, “De manera preventiva he decidido iniciar conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para que nos otorgue una línea de apoyo financiero” indicó.

Tanto el mandatario, como el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne -que luego ofreció una conferencia de prensa- no mencionaron el monto de la línea de crédito a solicitar. Según Bloomberg, “el Gobierno busca una línea de crédito flexible por valor de $ 30.000 millones, de acuerdo a una persona con conocimiento directo de las conversaciones. Un portavoz del FMI no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios”.

El monto coincide con las estimaciones de lo que necesita la Argentina para financiar su déficit en la balanza de pagos. “Esto nos permitirá enfrentar el nuevo escenario global y evitar una crisis como la que enfrentamos antes en nuestra historia”, dijo Macri.

“Estamos buscando financiamiento preventivo para que la Argentina genere estabilidad en el mercado”, dijo Dujovne. “Hemos comenzado las conversaciones con el FMI para tener una línea de crédito preventiva, teniendo en cuenta que el FMI ha dado un apoyo expreso a nuestro programa gradual”, remarcó ante la prensa.

55 días atrás la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde , había declarado, en una charla que organizó la Universidad Torcuato Di Tella “No estoy para prestar, la Argentina no lo necesita”.  A su lado se encontraba el ministro de Hacienda, que hoy llegará a Washington para negociar con el Fondo una línea de crédito.

El FMI le prestó a Argentina antes de que el país incumpliera sus deudas en 2001. En 2013 el país fue censurado por el organismo por no permitir que sus técnicos revisaran las cuentas internas económicas, pero el fondo eliminó la declaración de censura en 2016.

En 2004 fue la última vez que un directivo del FMI visitó Casa Rosada, en esa oportunidad el director del Fondo trató infructuosamente de que Kirchner y su ministro Lavagna, hicieran un ajuste fiscal de acuerdo a las recetas del organismo, a cambio del apoyo para el proceso de negociación con los bonistas.

14 años después, en marzo de 2018, un director Gerente del FMI volvió a visitar la Casa Rosada para entrevistarse con el presidente Mauricio Macri. Aunque en esa oportunidad no trascendió que el presidente hubiera pedido un préstamo crediticio.