005799416244Las víctimas del sacerdote Justo José Llarraz intentarán demostrar con una inspección ocular al seminario de Paraná -que se realizará el próximo lunes 7 de mayo- no sólo cómo se realizaban los abusos, sino también cómo las vejaciones ocurrían a 30 centímetros del cuarto donde dormía el arzobispo Juan Alberto Puiggari.

Para la querella, a lo largo de las declaraciones que ofrecieron los testigos, se pudo reconstruir que en las vejaciones se repetía un patrón de conducta y que además, sucedían, en la mayor parte de los casos, en su dormitorio y en los baños del seminario, a excepción de uno de los testigos que reveló que fue llevado a un departamento donde fue violado por Ilarraz.

La recorrida por el seminario se concretará por disposición del tribunal, que integran por Alicia Vivian, Carolina Catagno y Gustavo Pimentel, que aceptó un pedido de la querella y de los scales. Es la segunda inspección que se realiza en el marco de la causa que investiga los abusos de Ilarraz. La primera, fue en 2012, cuando el juez Alejandro Grippo recorrió el seminario arquidiocesano “Nuestra Señora del Cenáculo”, un predio emplazado en las afueras de Paraná, con amplios jardines y dos pabellones donde se alojan los estudiantes. (Télam)