005799415644“Yo me siento como en casa”, reconoció Guzmán, nacido en Esquel. El central está cómodo, es una de las razones por las que su rendimiento fue de menor a mayor y el presente lo ubica como un arma letal en el ataque monterizo.

“Si logramos controlar a Espinosa (por Emmanuel), tenemos una gran llave para ganar el partido”, analizó Guzmán. Por el lado de los santafesinos, la ecuación es la misma, pero con Guzmán que, en lo que va del torneo, es el central con más puntos anotados con un total de 215. El chubutense no se siente dueño de todo el crédito.

Cuando restan cuatro partidos para cerrar la fase regular las matemáticas empiezan a definir el futuro y la calculadora empieza a usarse un poco más. Sin embargo, Guzmán prefiere no pensar a largo plazo. “Vamos paso a paso, partido a partido, set a set y punto a punto. Me parece lo mejor que podemos hacer porque si te enfocás en el partido de más adelante, perdés la concentración y lucidez. Por eso sólo hay que pensar en Puerto”, remarcó el jugador.

Guzmán tampoco quiere pensar en usar sus manos en la calculadora porque prefiere hacer con precisión su trabajo en la cancha; el mejor lugar donde deben lucirse sus manos. “Todo pasa por nosotros: si logramos pasar el nivel que tenemos en los entrenamientos a los partidos vamos a clasificarnos. La paciencia es lo que entrenamos mucho para lograr no equivocarnos cuando la situación la manejamos nosotros, sobre todo, al final del set que es donde más nos estamos equivocando”, reconoció Guzmán.

Fuente: La Gaceta