005799415500
Foto Gentileza Griselda Lazarte Cabrera

 

“Amor”. Las letras de cemento y de distintos colores forman esta palabra en medio de la plaza de Concepción. Están en la cima de una especie de loma de pasto. Allí, los amigos y conocidos de Natalia Vargas dejaron las velas encendidas anoche como forma de recordar a la joven y reclamar Justicia.

En plena investigación de la muerte de la médica, se realizó ayer una movilización en la “Perla del Sur” para solicitar al Poder Judicial (PJ) que avance de la investigación del caso. Vargas, de 28 años, murió el viernes 29 de diciembre pasado, al caer de un parapente en Loma Bola, en el cerro San Javier. “Sigan soñando para conseguir Justicia”, leyó Pablo Campisi un discurso escrito por una amiga de Natalia.

Fueron dos cuadras llenas de personas, quienes caminaron por la zona. No hubo llantos, sino música en la plaza. No participaron los padres de la joven, quienes debieron cumplir con un viaje programado. Pero sí estuvieron las amigas y compañeras de la secundaria, entre otros.

Sentimientos

Celeste Martina vivió con Natalia en la capital mientras estudiaban Medicina. “Casi no me despido de Nati. Le agradecí a mi novio cuando me dijo que vaya a Antares (un bar de San Miguel de Tucumán) con ella, a pesar de que yo estaba cansada”, recordó la chica.

Los mejores amigos de la joven, de 28 años, compartieron un grupo de la aplicación móvil WhatsApp, después de la tragedia, el viernes 29 de diciembre pasado. Lo armó la amiga de Alemania de Natalia, relataron los presentes.

Varios profesores del colegio vienen apoyando a las amigas en el reclamo, y eso se vio en la movilización de anoche.

Sofia García, compañera desde primaria de Natalia, afirmó: “estamos muy enojadas con Bujazha (Sergio, manager de ‘Loma Bola Parapente’) y con todos los que fueron cómplices del piloto. Sobre todo, porque mintieron. No había posibilidad de que Nati intentara quitarse la vida”.

Mientras que Celeste aportó: “era muy amiguera, se hacía amigos en todas partes. No tenía vergüenza de nada y le encantaba conocer gente nueva”.

La imagen de Nati

Las amigas portaron remeras con la foto de Natalia Vargas, quien falleció el viernes 29 al caer de un parapente en Loma Bola, en el cerro San Javier. Según dijeron, se las regaló una imprenta de la ciudad, al igual que calcomanías.

“La última vez que vi a Natalia, la saludé apurada porque tenía que trabajar al otro día. Después de la tragedia, con mis amigas nos dimos cuenta de la importancia de despedirse. Desde ahí, cada vez que una se va, nos damos un abrazo y un beso”, confesó Vanesa Aguilar.

Las íntimas de la joven médica recordaron que cuando se enteraron de que buscaban esa tarde a Vargas, en San Javier, estaban trabajando.

La concentración ocupó todo el centro de esa plaza de Concepción. Allí, la tía de cariño” de Natalia, Norma Luna, dijo que no pudo estar en la primera marcha porque no estaba en la ciudad, pero que desde ahora piensa asistir a todas las movilizaciones “hasta que se haga Justicia”. “Quiero que ella descanse en paz. Y eso no va a pasar hasta que tenga Justicia. Todas estas marchas y su nombre en todas partes me conmueven, porque se que no esta descansando en paz. Era muy especial, no hay nadie que no la recuerde con cariño”, enfatizó la mujer.

Fuente: La Gaceta