005799415251

Desde los que pasarán las fiestas en la montaña hasta quienes planifican el viaje de vacaciones, miles y miles de personas subirán en las próximas semanas a los Valles por la única ruta disponible. La 307 regala un paisaje para soñar, pero también obliga a concentrarse al volante, ya que no son pocos los obstáculos que pueden aparecer.

En general, hasta Tafí del Valle el camino está en muy buen estado, salvo por algunos problemas puntuales. Desde ahí, rumbo al Infiernillo y luego hasta Amaicha, es zona de baches, se empobrece la calidad del pavimento y luego desaparecen las banquinas y la demarcación.

Siete muertos y más de 10 heridos es el saldo que dejaron los últimos accidentes graves en la ruta 307. La última tragedia ocurrió el sábado, cuando la camioneta en la que viajaban Edmundo Antonio Yapura y su hijo (oriundos de Santa María) se desbarrancó en la curva del Fin del Mundo. El padre perdió la vida, pero José Luis logró trepar hasta la ruta y pedir ayuda.

Otra de las víctimas fue un hombre (también oriundo de Catamarca) que en septiembre de 2016 chocó su camioneta contra un camión en la zona conocida como Peña del Naranjal; y luego, en noviembre, un joven murió carbonizado cuando el auto en el que viajaba chocó con una rastra a la altura de La Ciénaga.

El 14 de enero, hubo ocho heridos por dos autos que chocaron de frente, a la altura de Las Mesadas. Y al mes siguiente, un motociclista perdió la vida a la altura de El Mollar.

El 2 de marzo, un colectivo perteneciente a un gremio volcó en la zona de Las Bolsas y causó varios heridos, mientras que en junio, un hombre que caminaba junto a la ruta fue atropellado por un camión a la altura de Santa Lucía.

En estos últimos meses (desde septiembre a noviembre) un motociclista chocó contra un refugio y murió en La Ciénaga, en la intersección de las rutas 307 y 324; y un nene de tres años fue atropellado en el paraje Zavalía y murió.

A días de que comience la temporada de verano y el camino se llene de vehículos que suben y bajan, el estado que presenta la principal ruta turística de la provincia es al menos preocupante.

Fuente: La Gaceta