005799415230

Berta tiene 36 años, cuatro hijos, y vive con su esposo en Akranes, una ciudad distante a 42 kilómetros de Reikiavik, la capital de Islandia, donde por estos días, todo es alegría por la sorpresiva clasificación de Seleccionado de fútbol a la Copa Mundial de Rusia.

005799415229
Los hijos de Berta festejando la clasificación al mundial en octubre de este año.

“Es todo un sueño para Islandia, primero cuando fuimos a la Eurocopa de Francia, nadie creía en este equipo, fuimos la sorpresa y ahora estamos por primera vez en una copa del mundo”, cuenta a MONTERIZOS mediante Facebook, Berta, quien residió casi un año en Monteros, cursó parte sus estudios en la Escuela Normal, bajo la orientación Comunicación Social de dicho establecimiento.

“Antes del sorteo, todos queríamos enfrentarnos a Argentina por Messi, el es muy popular en Islandia”. “Todos sabemos que no vamos a ganar la Copa del Mundo, pero queremos tener la experiencia de jugar contra los mejores del planeta”, explica. “Este es un momento histórico para nuestro país”. El día de la clasificación se vivió como una fiesta nacional en Islandia, todos en la calles, con banderas, festejando la hazaña.

Luego llegó el momento de hablar de Monteros y sus recuerdos. “Tengo hermosos momentos vividos en la ciudad, la gente fue muy buena conmigo, muy amables, mis compañeros del 5° BCS (Bachillerato de Comunicación Social) los recuerdos con cariño. Berta escribió en su cuenta de Facebook, que tienen que juntarse con sus amigos argentinos en Rusia en el partido entre ambas selecciones.

005799415231Además también mencionó que extraña El Mollar, Tafí del Valle. “Todos esos lugares bonitos que tiene Tucumán, también se extraña el asado, el mate, la salidas a los boliches con los amigos”, dijo.

Berta también juega al fúbtol, en su paso por Monteros, no dejaba de practicar su deporte preferido en el Gimnasio Municipal, además integra un equipo en su ciudad natal.

005799415232

Islandia – Argentina, será el debut mundialista del país nórdico y también volverán los recuerdos de una joven que a los 17 años llegó a Monteros, y de sus compañeros de la promoción 1999 de la Escuela Normal.