00579941265El parlamento de Cataluña aprobó este viernes una resolución declarando la independencia de esta región del noreste de España y minutos después el Senado aprobó la intervención de la autonomía regional solicitada por parte del gobierno central.

“Declaramos que Cataluña se convierte en un estado independiente en forma de República”, asegura la resolución aprobada con 70 votos a favor, dos en blanco y 10 en contra tras una votación secreta ante un recinto semivacío del que se ausentaron varios partidos de la oposición.

Previamente, la mayoría de los diputados de la oposición abandonaron la cámara, en señal de protesta.

Otros que sí votaron, desplegando antes su papeleta ante los fotógrafos y mostrando ostensiblemente que habían optado por el No.

Esta proclamación solemne ya fue firmada (aunque no votada) por los diputados independentistas el pasado 10 de octubre, y con la votación de este viernes, entra en vigor, según sus planes.

No obstante, el Tribunal Constitucional español invalidó el 17 de octubre la ley que permitía el referéndum del día 1 de este mes, así como todas las medidas complementarias tendentes a materializar la secesión.

Intervención
El gobierno de Mariano Rajoy logró hoy el visto bueno del Senado para aplicar el artículo 155 de la Constitución de España en busca de frenar el proceso independentista de Cataluña, cuyo Parlamento dio otro paso hacia la secesión.

Con 214 votos a favor, 47 en contra y una abstención, el pleno del Senado español aprobó el pedido del Ejecutivo para aplicar el artículo 155, que Rajoy juzga esencial para reinstaurar la legalidad constitucional en Cataluña.

La iniciativa fue apoyada por el gobernante Partido Popular (con sus aliados del Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro), el PSOE y Ciudadanos, y rechazada por las bancadas de Podemos y sus aliados Esquerra Republicana de Catalunya, Partido Nacionalista Vasco y el PDeCAT.

Horas antes, Rajoy había pedido ese paso ante “un proceso continuado de decisiones antidemocráticas” en la comunidad autónoma, en un discurso de media hora varias veces interrumpido por aplausos de los parlamentarios, en el que advirtió que en Cataluña “se ha pisoteado la ley, el Estado de derecho y el respeto a las minorías”.

Festejo en las calles
Decenas de miles de personas estallaron hoy en gritos y aplausos frente al Parlamento catalán luego de que la cámara aprobara una resolución para iniciar un proceso constituyente para la región del norte de España, abrazándose entre sí y flameando banderas catalanas.

El parlamento catalán en su texto asegura que inician “el proceso constituyente, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante”.

Esta declaración ha sido elaborada conjuntamente por una mayoría nacionalista (Junts pel Si) y de extrema izquierda (Candidatura de Unidad Popular, CUP).

“Afirmamos la voluntad de abrir negociaciones con el Estado español, sin condiciones previas, para establecer un régimen de colaboración en beneficio de ambas partes. Las negociaciones tendrán que ser, necesariamente, en pie de igualdad”, añade el texto.

Luego precisa: “Ponemos en conocimiento de la comunidad internacional y las autoridades de la Unión Europea la constitución de la República” y la voluntad de negociar, y piden concretamente a la UE “intervenir para parar la violación de derechos civiles y políticos” a causa de la intervención del gobierno español.

El reconocimiento internacional de un Estado catalán es un aspecto esencial de los planes de las autoridades independentistas, algo que no se ha producido.

El parlamento insta al gobierno independiente a “promover, ante todos los estados e instituciones, el reconocimiento de la República”.

Pasaporte y doble nacionalidad
La segunda parte del texto alude a una Ley de Transitoriedad jurídica, una especie de Constitución preliminar, que es aprobada junto a la declaración de independencia, a la espera de unas elecciones constituyentes.

El parlamento catalán invita al gobierno regional a “promulgar los decretos necesarios” para entregar documentos de ciudadanía catalana, e inmediatamente a “impulsar la subscripción de un tratado de doble nacionalidad con el gobierno del Reino de España”.

Todas las leyes en vigor en Cataluña deben adaptarse a esta Ley de Transitoriedad, “con especial atención a todas las que regulan impuestos”.

Todos los funcionarios del Estado central presentes en Cataluña, “salvo renuncia expresa”, pasan a integrarse en el servicio público catalán, incluidos los catalanes que sirven en el extranjero.

También pide crear un Banco Central catalán, un banco público de desarrollo, entablar negociaciones sobre la deuda pública con Madrid, y crear un “inventario de bienes”.

Finalmente anuncia el inicio de redacción de una Constitución definitiva y la convocatoria de elecciones constituyentes lo antes posible.

Fuente: Cadena 3