00579941142Este capítulo del Monteros de la Patria estuvo cargado de expectativas y para el público en general se han visto complacidas. Son muchos los detalles en los que trabajó una comisión organizadora respaldada por el ejecutivo local y provincial. Se trata de toda una inversión cultural, con grandes figuras que pasaron por el escenario y las innovaciones en infraestructura que se puso a disposición del público y los artistas.

Los ritmos norteños estuvieron presentes durante la cuarta y última noche con las principales actuaciones de Los Huayra, Los Tekis y Bruno Arias. Esta combinación generó un marco de espectadores que superó al de las noches anteriores, al rededor de 20.000 personas se dieron cita al Gimnasio Municipal para bailar y carnavalear.

Desde temprano las boleterías y accesos se vieron colapsados por grupos de personas que venían listos para una extensa noche. El buen clima acompañó sin duda alguna.

Apenas pasadas la medianoche y con público espectante, Los Huayra salieron al escenario. Repasaron las canciones que los llevaron al éxito y las canciones de su último material discográfico, Gira. Con su presentación la temperatura y el ritmo fueron subiendo. Fueron de las melodías más dulces y que nadie puede evitar cantar hasta los carnavalitos, pasando por sus ya clásicas zambas.

Con Los Tekis la fuerza y el fuego norteño aumentó todavía más. Acompañados de banderas, papel picado, disfraces típicos, coreografías y una escenografía acompañada de puntuales audiovisuales, deleitaron a todos con su presentación. Su nuevo material Pachakuti fue el puntapié para una fiesta que siguió hasta las primeras horas del día, de la mano de otros artistas.

El músico jujeño Bruno Arias ante una multitud que movió al compás de la música andina con esloganes como “el que no salta es de Donald Trump”. Trajo al Monteros de la Patria ritmos de su región como la saya, el huayno, el carnavalito y el bailecito, que se pueden apreciar en sus últimas producciones como “El derecho de vivir en paz” y “Madre Tierra”.

Consagraciones y revelaciones:

Al igual que en la edición anterior, el Monteros de la Patria comenzó a reconocer el trabajo y trayectoria de los artistas y grupos locales.

En esta oportunidad, los destacados recibieron los premios de mano del intendente municipal Francisco Serra y del Legislador Juan Ruiz Olivares. El gobernador Juan Manzur, disfrutó de la velada junto a funcionarios locales y provinciales y hasta se animó a bailar con los espectadores.

Por los años en los escenarios, por los cientos de lugares en los que estuvo presente, representando a la ciudad y llevando su música, Rubén Cuarterón fue distinguido con el premio Consagración.

Ante una multitud que lo aplaudió agradeció este premio al público, que de acuerdo a su visión, es quien en realidad lo ha consagrado en todos los años de su carrera.

Para sorpresa de muchos, la joven Rocío Romero se llevó el premio Revelación. La hija del guitarrista Oscar Romero lleva en su historia discos propios, presentaciones en televisión y diversos festivales de la región. Sus palabras estuvieron dedicadas a su familia y amigos que la acompañan en cada presentación que realiza.

Otras expresiones artísticas

El Monteros de la Patria actualmente muestra una nueva faceta. Brinda la posibilidad a personas que no bailan y/o cantan de mostrar su arte, su expresión y pasión.
Por primera vez, en el escenario pudo verse obras teatrales y acrobacias aéreas en tela.

Cada una de estas manifestaciones son parte de la diversidad cultural que posee Monteros, que siempre a sido considerada una ciudad rica en ese aspecto, y los actores, acróbatas e interventores entán encontrando su lugar y apoyo en su propia localidad.