El arzobispado de Tucumán elevó a Parroquia al templo de Monteros en el año 1780.


0057993704p
El antiguo Templo. Foto tomada de Facebook “Los Olvidados”

“Este acontecimiento se logró por diversos pedidos realizados por las principales familias del paraje de los Monteros y por contar con un párroco permanente”, nos cuenta “Nino” Rivadeneira, historiador del Municipio de Monteros.

“La jurisdicción se extendía por Río Seco, El Manantial, Los Valles y todo lo que es hoy, el Departamento de Simoca”, explica.

Al frente de la Iglesia se encontraba el Cura Pedro Miguel Aráoz, quien fuera el percusor de la construcción de la flamante Parroquia, que fue demolida recién en 1941.

Por este hecho, la comunidad católica y el pueblo de Monteros, celebra hoy, los 237 años de la elevación al rango de Parroquia de la Iglesia, Nuestra Señora del Rosario.