Los familiares de la joven atacada dicen que puede perder la visión.


“Es complicado porque le destrozaron la retina, le pegaron con algo cortante. Hay muchas posibilidades de que pierda la visión. Incluso, podría perder el globo ocular también. Esto no ha sido una pelea”, comentó Marcela Álvarez sobre su hermana, Mirta Mabel, que se encuentra internada en el hospital Padilla tras sufrir un ataque en un boliche de El Mollar.

La situación ocurrió durante la madrugada del domingo, cuando la joven herida fue a bailar con su amiga, Milagros Chaile, quien le contó a LA GACETA que las atacaron cuando se separaron. “Tipo 5, yo estaba en la barra con mi hermano y un amigo; de repente siento una piña en la cara y un corte en la nariz. No me pude defender. Unas amigas me llevaron al baño a lavarme la cara y llega la hermana de la chica que me había cortado. Ahí me agarró de los pelos y no me quería soltar. Me llevaron al CAPS y me limpiaron la cara, después me mandaron a a Tafí (del Valle) y de ahí a la capital”. Esa misma mañana, la joven de 21 años recibió el alta. Su amiga, en cambio, ingresó al quirófano.

Al parecer, el ataque a Álvarez fue similar. “Lo que me dice mi hermana es que estaba en la barra, de espaldas y sintió dos golpes por detrás. Cuando se da vuelta le dan otra piña, y queda llena de sangre. Le falta un pedazo de piel debajo del ojo y le cortaron la retina. Imaginate que tenemos más de dos horas de viaje; demoraron en llevarla del CAPS al hospital y después al Padilla. Recién a las 19 la estaban operando y la cirugía duró cuatro horas”, dijo Marcela.

En cuanto a las personas que las agredieron, la hermana de la muchacha internada en la sala II del hospital de Barrio Sur advirtió: “son chicas de ahí que estaban alcoholizadas. Estas chicas nos molestaban desde hace un tiempo. Yo incluso hablé con el padre de ellas porque hasta hicieron un perfil de Facebook falso, donde inventaron cosas de nosotras y otra amiga. Una es menor de edad -la que cortó a mi hermana- y la otra es mayor. Nosotras nos llevamos bien con todo el mundo. No entiendo qué pasa. Pero vamos a hacer un corte de ruta el jueves”, anticipó.

El caso quedó en manos de la Regional Norte, a cargo de Jorge Bustamante, y del fiscal Jorge Carrasco. Una fuente del caso le dijo  que entre las partes ya habría habido conflictos anteriores y que en los informes que se elevaron no se afirmó que corriera riesgo la visión de Álvarez.

Fuente: La Gaceta