Luego de tres años, los tres únicos imputados en la causa fueron sobreseídos por la Cámara Penal de Instrucción de la Capital.


00579750wp

La Cámara Penal de Instrucción de Tucumán dictó el sobreseimiento a los tres jóvenes del cargo de abuso sexual con acceso carnal. Los hechos fueron denunciados el 30 de Agosto de 2014 ante el Juzgado de Menores del Centro Judicial Monteros.

Los Vocales de la Cámara Dr. Enrique Luis Pedicone y el Dr. Eudoro Ramón Albo, votaron a favor del sobreseimiento de Juan Pablo Arnau, Nicolas Gimenez y Carlos Agustín Ajimasto, mientras que la Dra. Liliana Susana Vitar, votó en disidencia. De ésta manera el tribunal hizo lugar a los planteos deducidos por la defensa de Arnau y Jiménez, sobreseyendo a ambos y por decantación al otro imputado Ajimasto.

Los hechos por el cual se les imputaron los cargos a los jovenes (en ese tiempo menores de edad), ocurrieron El 12 de agosto de 2014 cuando un colectivo partió desde Monteros rumbo a Bariloche de viaje de egresados. Tanto ella como los más de 40 adolescentes que estaban en el ómnibus tenían 17 años. También viajaban en ese colectivo tres padres y coordinadores de la empresa que habían contratado.

Al conocerse la noticia, MONTERIZOS se comunicó con los abogados defensores Dr. Jorge Muñoz y Benjamín Nuñez Arevalo (de Gimenez y Arnau), que dijeron: “los imputados no sólo deben ser considerados inocentes, sino también deben ser tratados como tales, y ello no condice con tales exigencias, cuando se difunden publicaciones que aseguran la participación penal de los mismos en etapas de investigación. Los jueces deben garantizar el cumplimiento al debido proceso y en especial, el control de legalidad de los actos desarrollados en la investigación penal”, dijo Muñoz.

Por su lado Nuñez Arevalo expresó “consideró, que muchas veces se llega a una condena social antes que jurídica; consecuencia de la criminalización mediática que se le da a un determinado conflicto social, esto lleva muchas veces a confusiones y a posiciones tomadas sin un conocimiento cabal de las circunstancias que rodean a un supuesto hecho delictivo, con respecto a la posición tomada por el juez Velázquez al momento de ordenar la elevación a juicio de la causa. “Fue una conducta desacertada por parte del juez de garantía que no sólo transformo en mediático el caso, sino que sacó conclusiones generales sólo amparado en sus propias creencias, llegando incluso a teñir de absurda a la defensa técnica, defensa la cual con idénticos fundamentos insistió ante la Cámara Penal de Instrucción, tribunal el cual terminó dándonos la razón con idéntica argumentación jurídica”, explicó Dr. Nuñez Arevalo.

En su momento el Juez del Centro Judicial Monteros, Dr. Mario Velazquez, comentó al Diario La Gaceta que: “La joven fue suficientemente clara y contundente para afirmar que se trató de un acto sexual llevado a cabo sin su voluntad, ya que se encontraba bajo los efectos del alcohol”, resolvió el magistrado. “Luego del hecho no recordaba nada de lo sucedido, enterándose de todo al ser informada por sus compañeras y amigas, lo que le provocó un gran desconcierto y depresión que la llevó a interrumpir su viaje”, Velázquez.

Los tres únicos imputados quedaron sin cargo alguno ante la justicia.