00579494wpPidieron hoy al jurado que declare culpable al empresario. Consideraron que el hombre cometió “un femicidio de manual” y que tenía plena conciencia de lo que hacía.

Las fiscales que intervienen en el juicio al empresario Fernando Farré pidieron hoy al jurado que lo declare culpable, al considerar que cometió un “femicidio de manual y a sangre fría” cuando atacó a su esposa Claudia Schaefer el 21 de agosto de 2015 en el country Martindale, del partido bonaerense de Pilar.

Carolina Carballido Catalayud y Laura Zyseskind pidieron al jurado que no vote a favor de la inimputabilidad del acusado, estrategia a la que apunta la defensa encabezada por el abogado Adrián Tenca.

“Les pedimos que no voten por la inimputabilidad, este señor no puede ser declarado no culpable porque sabía lo que hacía”, expresó la fiscal Zyseskind al alegar ante el titular del Tribunal Oral Criminal 2 de San Isidro, Esteban Andrejín, y los 12 miembros del jurado, que fueron seguidos con la mirada por Farré, presente en la sala de audiencias.

Por su parte, su colega manifestó: “Farré decidió matar a su mujer sin una gota de piedad, a sangre fría y de la forma más cruel, sin importarle las consecuencias”.

“Durante el juicio -agregó la fiscal Carballido- se probó que la relación se daba en el marco de violencia de género, donde había violencia física, psicológica, verbal y económica”.

Para Carballido, “si bien la defensa intentó sin éxito demostrar que Farré no ejercía violencia de género, todos nuestros testigos coincidieron en que Claudia era una sometida”.

Y agregó: “Farré no sólo era violento con su mujer sino en todos los ámbitos de su vida”.

“Farré es egoísta y sólo le importa la reputación, la plata, la imagen y él mismo. Él sabia muy bien elegir entre lo que está bien y lo que está mal y eligió muy mal, eligió matar a su mujer”, añadió la fiscal mientras realizaba un repaso de los testimonios y exhibía un resumen de las pruebas ante el jurado en un power point.

Según Carballido, los documentos de los tres hijos de la pareja, que estaban en poder de Farré, fueron el “anzuelo” para llevar a Schaefer al vestidor donde fue atacada a puñaladas hasta la muerte.

“Claudia fue con su abogado por precaución pero Farré le terminó dando lo que él quiso: asesinarla, es un femicidio de manual y a sangre fría”, concluyó.

Por su parte, la fiscal Zyseskind reforzó la convicción de que Farré era consciente de lo que hacía: “La defensa intentó probar que él no sabia lo que hacía pero la fiscalía probó que tenía la mente sana y que premeditó el hecho”.

“No había ninguna psicosis, ningún retraso madurativo, al contrario, todos los testigos dejaron claro que el señor es muy inteligente”, dijo la fiscal en referencia al acusado.

Para Zyseskind, “Farré estuvo preparando el lugar y tuvo tiempo para premeditar el crimen” y sobre los supuestos traumas que le generaba haber perdido el trabajo y tener un hijo autista, expresó: “Nadie mata a nadie por perder el trabajo o por tener un hijo con discapacidad. Esos traumas no justifican ocho golpes, 66 puñaladas, este horrible crimen”.

Farré llegó a juicio acusado de homicidio doblemente agravado por el vínculo y femicidio, que prevé una pena de prisión perpetua, a la que podrá ser condenado si el jurado así lo vota de forma unánime.

Fuente: Cadena 3