00579468wpEl Millonario quedó a un punto de Boca y le pone una dosis de suspenso y emoción a la definición del torneo de Primera División.

El oportunismo y la contundencia fueron los principales argumentos que sacó a relucir River Plate para conseguir una clara victoria sobre Atlético Tucumán por 3 a 0 y quedar a un punto de Boca Juniors, el líder del campeonato de Primera División, que promete un cierre de alto voltaje emocional cuando quedan cuatro fechas por disputarse.

No se había jugado el primer minuto del partido cuando Jorge Moreira, que esta noche jugó favorecido por el artículo 225, encontró una balón suelto en el área grande y venció la resistencia de Christian Lucchetti para lograr un gol tan sorpresivo como tranquilizador.

El visitante pasó varios sofocones y en algunos pasajes del encuentro fue superado por Atlético, que no pudo cristalizar en la red ese mejor accionar, pero bastó otra ráfaga de inspiración del “millonario” para que la balanza se inclinara definitivamente con los goles de Ignacio Canuto, en contra, y de Gonzalo Martínez, quien no tuvo problemas para definir sin marca ante la salida de Lucchetti.

Las diferencias en el marcador no reflejan lo sucedido en el campo de juego porque Atlético le jugó durante casi una hora de igual a igual a River, pero falló a la hora de definir y se encontró con un seguro Augusto Batalla, que tuvo un par de atajadas extraordinarias cuando más lo necesitaba su equipo.

La contundencia ofensiva de River terminó simplificando un partido que en los papeles resultaba complicado pero se definió rápidamente y eso le permitió al técnico Marcelo Gallardo sacar a algunos jugadores importantes -Martínez Cuarta, “Pitty” Martínez y Driussi- para cuidarlos para el cotejo del domingo contra San Lorenzo.

Las polémicas no estuvieron ausentes en el Monumental ya que un gol de Favio Alvarez, para el local, y otro de Lucas Alario, para el visitante, no fueron convalidados por supuestas posiciones adelantadas, aunque los fallos dejaron muchas dudas.

River se va de Tucumán dejando la imagen de un equipo que está dispuesto a quedarse con el título y que cuenta con los argumentos futbolísticos necesarios para eso, a pesar que por el momento depende de la ayuda de terceros para alcanzar el objetivo.

Si había quedado alguna duda de las aspiraciones de los dirigidos por Gallardo el domingo ante Rosario Central, con el que igualó 0 a 0 jugando uno de los peores partidos del año, se despejaron esta noche porque sumó, en una cancha complicada, tres puntos de oro que lo ponen con 52 unidades a sólo una del líder Boca, restando cuatro fechas para la finalización del torneo.

Más de 25.000 hinchas alentaron a los locales y si bien se fueron frustrados por el resultado, reconocieron el esfuerzo del equipo que terminó sucumbiendo ante el mayor poderío futbolístico de River. (Télam)