00579219wpLos crímenes contra las mujeres se acumulan, sin que haya respuestas efectivas para detenerlos. Todavía hay mujeres desaparecidas, como Maira Benítez, de Chaco.

Una mujer muerta por día, en lo que va de abril. Algunos de ellos, como el de Micaela García o el de la tucumana Ornella Dottori, con abuso sexual. Esa es la conclusión que arroja un relevamiento hecho a partir de datos publicados en medios de comunicación, sólo para el último mes. De los 28 asesinatos, 18 fueron también con violaciones.

Aunque los casos más resonantes son los de Micaela y Araceli, y Ornella en Tucumán, la lista es mucho más larga.

El sábado 1 de abril desapareció Micaela García, después de salir de un boliche, en la ciudad entrerriana de Gualeguay. Su cuerpo apareció el 8 de abril, en un descampado. Había sido violada. Por ese hecho están presos Sebastián Wagner y Néstor Pavón. El homicidio desató una polémica contra el supuesto “garantismo” del juez que liberó a Wagner y activó que el Congreso habilite el registro de violadores.

El 2 de abril desapareció Aracelli Fulles. Un cuerpo desmembrado fue encontrado ayer, en una casa en José León Suárez, y sospechan que es el de la joven.

Por el crimen hay cuatro detenidos y tres policías en la mira. Están aprehendidos Jonathan y Emanuel Avalos (hermanos de uno de los policías separados de su cargo), Marcos Ibarra y Carlos Daminán Alberto Cassalz, además de dos compañeros de tarbajo del principal sospechoso del femicidio, Darío Badaracco, que está prófugo.

El mismo día de la desaparición de Araceli, se encontró en una plaza de Iguazú, en Misiones, el cuerpo de Belén Rivas. Había sido violada y luego estrangulada. Tenía 16 años y estaba embarazada. Un amigo de la adolescente, Carlos Daniel Batista es el único detenido.

El 8 apareció el cuerpo de Micaela. Un día después, Silvia Castañera fue asesinada en su casa de la ciudad santafesina de El Trébol. Su ex pareja fue a la comisaría para informar el deceso y quedó detenido. Según la Policía, la mujer fue golpeada en la cabeza con un caño de hierro.

Ese 9 de abril murió otra mujer, María Estela Torres, después de agonizar durante tres semanas, tras haber sido atacada por un hombre que no soportó que ella no quisiera volver a ser su pareja, justamente porque la golpeaba. Silvio Villalba está detenido por el homicidio. La familia de María Estela cree que se metió en la casa donde ella vivía, en Dock Sud, y esperó a que ella vuelva para matarla.

En la noche entre el 10 y el 11 de abril, el escenario del horror fue la provincia de San Juan y la víctima, una nena de 3 años. Violada y asesinada a golpes, Silvina Núñez se sumó al listado de las mujeres asesinadas brutalmente. La pareja de su madre, Mauricio Canosa Fratti, admitió que le pegó porque lloraba.

El 11 de abril desapareció Marina Vedia Durán, en la localidad mendocina de Los Corralitos. Su cuerpo, mutilado por animales, apareció 10 días después. Su ex pareja, Luis Alberto Araujo, fue imputado por el delito. Ella tenía tres hijos y estaba embarazada de tres meses.

Ornella Dottori tenía 16 años, estaba embarazada de seis semanas y se había venido a vivir a Tucumán desde la ciudad de Salta para recomponer su complicada vida. Había desaparecido el 10 de abril. Cuando la encontraron, en un descampado cerca de Juan Bautista Alberdi, tenía golpes en el rostro, signos de asfixia e indicios de haber sido abusada sexualmente. Hay cuatro detenidos, sospechosos de haber secuestrado a Ornella y de haberla violado.

Como si fuera una demostración de que la violencia contra las mujeres no reconoce límites de edad ni tiene que ver con el comportamiento de la víctima, el mismo 12 de abril apareció asesinada Antonia Ríos, de 67 años, en Loreto, provincia de Corrientes. Había sido abusada uy luego asesinada a puñaladas. Por el crimen detuvieron a Diego Armando.

El 14 de abril, la maestra jardinera Lucía Hoyos fue asesinada a puñaladas, delante de sus hijos, por su ex pareja. Fue en La Banda, Santiago del Estero. El femicida, Hugo Gauna, fue visto por un remisero, que hizo la denuncia. Gauna intentó escapar, pero fue detenido y ahora está preso.

El crimen de Gilda Karina Tierra Catalano, ocurrido el 14 de abril, puede no haber tenido la difusión que tuvieron otros casos, como el de Micaela, pero no es por ello menos horroroso. La adolescente de 17 años cayó del tercer piso de un hostal en la localidad de Guayaquil, en Buenos Aires. Su cuerpo desnudo quedó en el pavimento, Jorge Vicente, que ingresó en el hostal con la joven, quien aspiraba a ser modelo profesional, está en prisión como sospechoso.

El 15 de abril, María Adela Duarte, de 56 años, viuda y en pareja desde hacía ocho meses con Oscar Alberto Íñigo, apareció sin vida, en una casa de Tigre. La policía acusó a Íñigo y a su amante de haber conspirado primero para engañar a María Adela y quedarse con sus bienes, y luego para matarla y descuartizarla para esconder el crimen.

El 16 de abril, los vecinos de Gabriela Barceló denunciaron que en una vivienda del barrio José Dhó, de la localidad santafesina de San Cristóbal, se había producido un hecho de extrema violencia. Al entrar a la casa, encontraron el cuerpo de la mujer de 29 años. Su ex pareja, Alejandro Furón, huyó y luego se suicidó.

El 17 de abril fueron dos las mujeres asesinadas: una de 49 años y una de 14 meses. Noemí Alejandra Salvaneschi murió apuñalada en la localidad santafesina de Frontera. El agresor fue su ex pareja, Julio Allendes.

Cielo Torres tenía poco más de un año cuando sus padres la llevaron a un centro de salud de Lomas de Zamora, diciendo que se había ahogado en un balde. Cuando le hicieron la autopsia, encontraron que habían abusado sexualmente de ella. Las sospechas apuntaron a Orlando Nahuel Gómez, un hombre de 30 año encargado de cuidarla.

Paulina Portillo y Cristina Sandoval murieron el mismo día, el 18 de abril, ambas a manos de hombres armados.

Cristina recibió un disparo en el pecho, en una casa del norte de la capital de Santa Fe. Está imputado su ex marido.

Paulina fue atacada a machetazos por Maximino Barúa, cuando intentaba proteger a sus hijos de un abuso sexual. El crimen ocurrió en la localidad de Eldorado, en Misiones.

El 19 de abril, el cuerpo de María Esther Ramírez fue encontrado con un disparo en la cabeza, en su casa de Ushuaia. Su marido, policía, Alejandrino Mendoza, también estaba muerto, con otro disparo. La policía cree que fue un homicidio seguido de muerte.

El 20 de abril, otros dos  femicidios. Tamara Olguín tenía 16 años, estaba embarazada de cuatro meses, murió en el hospital de Villa Mercedes, luego de recibir un disparo en la cabeza, ejecutado por su novio, Kevin Samuel Aballay.

“Me cansé y la maté”, fue la excusa que puso Gustavo Javier Flores, cuando llamó al 911, para informar que su mujer, Alejandra Polizzi, yacía, degollada, en su casa Castelar, en el conurbano bonaerense.

Malvina Noelia Santa Cruz fue hallada sin vida el 21 de abril, en el norte de la capital de Santa Fe. Tenía 35 años y un golpe en la cabeza que le quitó la vida. Hasta ahora no se sabe quién la mató.

El 23 de abril, cuando los tucumanos aún no salían de la conmoción por el asesinato de Ornella Dottori, otro femicidio sacudió a la provincia. Silvia Morales fue víctima de ocho puñaladas, que le propinó su ex pareja, en el barrio Crucero Belgrano. El femicida, Julio Rubén Olivera, se presentó en la comisaría y confesó el crimen.

Un día después, el 24, Carmen Solís, del departartamento San Carlos, en Mendoza, fue encontrada ahorcada en su casa. El marido de la docente quedó detenido, acusado de haberla inducido al suicidio.

El 25 de abril, el cuerpo quemado de Tamara Córdoba fue encontrado en Villa Nueva, a 170 kilometros de Córdoba capital. Su hermanastro está detenido.

El 26 falleció Mayra Díaz, después de haber agonizado una semana, con graves quemaduras provocadas por su novio. Ernesto Cardozo le tiró alcohol y le prendió fuego, durante una discusión en su casa de Isidro Casanova.

Anoche apareció un cuerpo desmembrado bajo una pila de escombros, en una casa de León Suárez. Desde un principio, los inmvestigadores pensaron que se trataba de Araceli Fulles.

No ha terminado el mes de abril, y los asesinatos confirmados son 24. Se sospecha que al menos otros cuatro casos de muertes mujeres, caratulados como “muerte natural”, podrían ser femicidios.

Fuente: La Gaceta