00579192wp
Foto tomada de La Gaceta

El Decano derrotó como local a Jorge Wilstermann de Bolivia 2 a 1, con goles de Ignacio Canuto y David Barbona. Luis Cabezas descontó.

Atlético Tucumán consiguió esta noche un triunfo tan merecido como necesario frente a Jorge Wilstermann, de Bolivia, por 2 a 1, y sumó tres puntos que lo ponen otra vez en carrera por la clasificación para los octavos de final de la Copa Libertadores, además de ponerle emoción a la definición del grupo 5 que se completa con Palmeiras y Peñarol.

Los goles llegaron en el segundo tiempo y fueron anotados por Ignacio Canuto y David Barbona, para los tucumanos, mientras que el descuento del conjunto boliviano lo consiguió Luis Cabezas, quien había ingresado unos minuto antes.

Los dirigidos por Pablo Lavallén no habían podido ganar en las tres primeras presentaciones en el grupo 5 del torneo organizado por la Conmebol y estaban obligados a cortar esa racha para no resignar sus chances de lograr una plaza en los octavos de final.

Palmeiras sigue siendo el líder del grupo con 7 puntos, mientras que Jorge Wilstermann se quedó con 6; Atlético ahora tiene 4 y Peñarol queda en el fondo con 3, aunque mañana enfrentará en Montevideo a los brasileños al completarse la cuarta fecha.
Atlético no jugó bien pero justificó el triunfo por su ambición a la hora de buscar el arco de los bolivianos y porque contó con las mejores situaciones para convertir.

Marcelo Bergese tuvo la posibilidad de cambiar la historia cuando el partido estaba 0 a 0 en el primer tiempo, ya que definió con el arco vacío pero su remate pegó en el poste.

Minutos después Leandro González venció a Raúl Olivares y convirtió un gol, pero en una polémica decisión el árbitro venezolano Juan Soto no lo convalidó.

Quedó la duda si cobró posición adelantada del autor de la conquista y falta de Fernando Zampedri, aunque cualquiera haya sido su decisión se equivocó.

El gol de Canuto -definió de cabeza con el arco libre luego de un preciso pase de Luis Rodríguez- le dio al local la tranquilidad que necesitaba y el estadio Monumental, otra vez repleto de hinchas, estalló sobre la media hora del segundo tiempo debido al tanto de Barbona, en una jugada parecida que en este caso tuvo como protagonista del centro a Cristian Méndenez.

El descuento de Cabezas solo sirvió para poner una cuota de intriga al resultado final pero a esa altura del partido el local tenía todo controlado y pudo festejar su primera victoria en la fase de grupos.

El próximo martes, el “decano” jugará otro partidos clave contra Peñarol, otra vez en el Monumental, y también tendrá la obligación de ganar si pretende meterse en la siguiente instancia del torneo continental. (Télam)