00578909wpLa historia sucedió el fin de semana en la capital tucumana. 

El fotógrafo tucumano, Facundo Flores se encontraba trabajando en una misa de 15 años y al finalizar, cargó sus equipos en un taxi y se fue a otro evento. “puse las cosas en el asiento de atrás y me senté adelante. Llegamos a destino, pagué y me bajé”.

Minutos después se dio cuenta que había olvidado en el auto la mochila con cámaras, lentes, flashes y una notebook. Desesperado, salió a buscar al chofer pero no tuvo éxito. Al regresar, la sorpresa fue absoluta cuando vio al taxi parado en la puerta. Al parecer, simultáneamente con su búsqueda, Esteban (el taxista) había vuelto a devolverle la mochila a Flores. “Cuando se dio cuenta que dejé las cosas, volvió. Como yo no estaba, me esperó para entregármelas personalmente”, explicó el fotógrafo al diario La Gaceta.

“Sorprende que quede gente así, más con la ‘mala fama’ que se les hace a los taxistas”, dijo Flores, agradeciendo el gesto, se sacó una foto y compartió la historia en Facebook.