0057503wpUna fuerte explosión alertó a todos los vecinos. Habían pasado apenas 20 minutos de las 21. Algunos asustados y curiosos del ruido salieron a la calle para ver qué sucedía. Sólo Débora -una joven madre que reside frente a la Manzana 25 Lote 3- advirtió que dentro de la vivienda de la familia Ferreyra veía ‘luces’ extrañas.

Los lugareños rápidamente se acercaron a ver de qué se trataban esas ‘luces’. Jamás imaginaron que detrás de lo que más tarde descubrieron que eran llamas, se pretendía encubrir una masacre. Cadáveres regados por todas las habitaciones, sangre y un denso humo dominaba la escena.

‘Entrábamos y salíamos como podíamos porque nos asfixiaba el humo. Estaba todo cerrado desde adentro’, expresó uno de los valientes que ingresó a salvar a sus vecinos. Al abrir una ventana (que da a la vereda), los cuerpos de dos niños yacían entre el piso y la cama, sin vida.

Rodolfo Ferreyra -un ex remisero y reparador de teléfonos celulares- había asesinado a su concubina: Nancy Elizabeth Lastra, y a sus hijos Marcos (11); Luciana (12); Santiago (3); y Verónica(9), quien era discapacitada.

“Comenzamos a gritar para ver si respondían, porque estaba todo oscuro y no podíamos ver. Solo él (Ferreyra) respondió ‘no entren. No me saquen, quiero morir con ellos’, ahí rompemos entre todos la puerta y comenzamos a tirar agua”, explicó un testigo que ingresó a la casa a auxiliarlos.

Más tarde continuó diciendo: “Cuando él cayó al piso, vimos que respiraba, su cuerpo es muy robusto. Era complicado sacarlo. Lo dejamos en la calle mientras otros le echaban agua para evitar que siga quemándose. Volvimos a la casa, pero no pudimos hacer nada por los otros. Era imposible ver”.

Según relataron los testigos, en el patio de la casa había una pileta con agua y con ello lograron sofocar las llamas. “Cuando los Bomberos llegaron ya no había fuego. Ellos entraron y dijeron que todos estaban muertos. Cerraron todo para que nadie altere la escena”, sentenció.

Rápidamente efectivos de la Seccional 10ª arribaron junto con personal de Homicidios y Delitos Complejos; Zona Centro; Criminalística y la Policía Científica. Bajo la supervisión de los Dres. Mariano Gómez y Sebastián Robles, la policía realizó fotografías y secuestros de cuchillos y elementos relacionados con la investigación.

Fuente: El Liberal