0057465wpEl ex jefe del Ejército llegó a los tribunales federales cerca a las 8 y estuvo tres horas frente al federal N°2 Poviña.

El ex jefe del Ejército durante el kirchnerismo, César Milani, declaró durante tres horas hoy ante el juez federal Fernando Poviña y el fiscal Carlos Brito. El militar aseguró que no tuvo participación en la desaparición del soldado Alberto Ledo.

Milani llegó a los tribunales federales tucumanos poco antes de las 8 y se retiró tres horas después. Si bien él no habló con la prensa, su abogado, Gustavo Feldman, dijo que su defendido aseguró que no conocía a Ledo y que no estaba involucrado en los hechos vinculados con la desaparición del conscripto. También le pidió a Poviña que cite a declarar a distintos testigos, entre ellos, a León Arslanián, quien integró el tribunal que en 1985 condenó a los líderes militares de la última dictadura.

Por otro lado, Graciela Ledo, hermana del soldado, se mostró desilucionada. Dijo que esperaba que MIlani quedara detenido luego de su declaración.

Ahora, el juez Poviña tiene 10 días hábiles para definir la situación procesal del ex jefe del ejército kirchnerista.

Milani está imputado por los presuntos delitos de encubrimiento agravado y falsificación ideológica de instrumento público y comparecerá en la causa donde ya está procesado el excapitán Esteban Sanguineti. El caso pasó por un derrotero judicial por los planteos de los fiscales, de las querellas y de las defensas.

Ledo, de 20 años, estudiaba en la UNT. Fue convocado al servicio militar en 1975, durante el Operativo Independencia. En 1976, cuando desapareció, integraba el Batallón de Ingenieros de Construcciones 141 de La Rioja. En mayo de 1976, un grupo de esa dependencia se trasladó a Monteros presuntamente bajo las órdenes de Milani y de Sanguinetti. Entre los que llegaron a la provincia estaba Ledo. Habría sido secuestrado del sitio en el que se encontraban afincados, el predio de una escuela. El Ejército, sin embargo, sostuvo que desertó.

Según sospecha el fiscal federal Brito, Milani habría encubierto los crímenes de lesa humanidad perpetrados contra el soldado y falsificado el sumario de deserción.

Fuente: La Gaceta