0057358wpLa religiosa sostuvo que la Virgen María y San José tenían una relación de “pareja normal”, que implicaba tener sexo. Luego pidió perdón y aclaró “que han hecho una lectura perversa de sus palabras”. Video.

Un escándalo se generó en el seno de la Iglesia en España luego de unas polémicas declaraciones de una religiosa tucumana en un programa de televisión. Se trata de la monja dominica Lucía Caram quien dijo que la Virgen María y San José tenían una relación de “pareja normal”, que implicaba “tener sexo y tener una relación normal de pareja”.

Todo comenzó el pasado domingo, en el programa “Chester in love”, conducido por el periodista Risto Mejide. Allí, Caram aseguró que “la Iglesia durante mucho tiempo ha tenido muy mala relación” con el tema del sexo, y lo tuvo “un poco bajo la alfombra, y no era un tema tabú sino un tema que se consideraba sucio, oculto, y era la negación de lo que yo creo que es una bendición”.

En el caso de la Virgen María, dijo que entiende “que realmente sea muy difícil de creer, de asumir, el tema de la virginidad de María, y encima a San José, para demostrar que no había nada, normalmente lo dibujan viejo y con barba”. “Entonces era el abuelo que estaba con… yo creo que María estaba enamorada de José y yo creo que era una pareja normal”, agregó , y precisó que “yo creo que lo normal, que era tener sexo y tener una relación normal de pareja”.

Para Caram, la Iglesia debería “haber presentado a María y a José de otra manera, y entender que es una relación madura de amor que se abre a la vida y que es capaz de gestar y secundar un proyecto de liberación, de salvación”. Sostuvo que es necesaria “una revolución y que empieza a haber una revolución (…) Porque las iglesias están vacías, el mensaje no tiene credibilidad”.

A raíz de estas afirmaciones, el Obispado de Vic, al que pertenece la congregación dominica de Manresa (Barcelona) de sor Lucía Caram, ha emitido una nota oficial en la que asegura que “forma parte de la Iglesia, desde sus inicios, que María fue siempre virgen”.

Según el Obispado vicense, “esta verdad de la fe fue recogida y proclamada de manera definitiva por el Concilio II de Constantinopla, siendo el primer dogma mariano y compartido por los cristianos católicos y ortodoxos”.

El Obispado de Vic recuerda que las declaraciones de la monja dominica, que también es la directora de la Fundación Rosa Oriol de ayuda a los desfavorecidos, “no se ajustan a la Fe de la Iglesia” y lamenta “la confusión que hayan podido crear en el pueblo fiel”.

 

Las disculpas de la monja

Caram ha pedido disculpas “si alguien se sintió ofendido”, aunque dijo que se ha hecho una “lectura fragmentada, ideológica y perversa” de sus declaraciones a un programa televisivo.

En una carta que le hizo llegar a la agencia EFE, Caram muestra su preocupación por la “lectura fragmentada, ideológica y perversa que algunos martillos de herejes, sedientos de venganza y animados por el odio han hecho, llenando de calumnias, amenazas serias, incluso a mi vida, en diversos medios”.

La Gaceta