0057316wp
Imagen Captura de vídeo

Está por cumplir tres años y tiene parálisis cerebral. Sus padres gastaron sus ahorros para comprar la Ernibike, una bicicleta terapéutica que refuerza la musculatura del niño. En el paseo inaugural, Patricio se rió.

Normita Nuñez y Luis Jalis son los padres de Patricio, un niño que nació con parálisis cerebral y tiene una discapacidad motriz.

Patricio cumplirá tres años el 17 de marzo. Y pese a que aún no puede mantenerse en pie, lo festejará arriba de su bicicleta.

Normita y Luis gastaron sus ahorros en la ErniBike, “una bicicleta terapéutica, para dos personas, que posee una silla extra para el niño y permite fortalecer su aparato respiratorio y su musculatura mientras disfruta de un paseo”.

La bicicleta llegó hoy a la siesta y el fletero, Pedro Duarte, no les cobró el viaje cuando supo de qué se trataba el traslado.

Normita y su hijo Patricio dieron el primer paseo por la calle Silvano Bores, en Monteros, donde vive la familia.

“¡Ahí viene Patricio!”, gritó la mamá mientras pedaleaba y luego tocó la corneta de la bici. El niño sonrió. Este es el video que será un recuerdo eterno para la familia:

“Cuando vio la bici se asustó un poco, todo lo nuevo lo preocupa. Por sus tratamientos piensa que cualquier cosa lo va a pinchar”.

Patricio es primer nieto en las dos familias. Normita es nutricionista y Luis es anestesista residente en el hospital Centro de Salud.

“Él se sacrificó mucho, yo lo admiro un montón. Yo no se cómo subsistió a su carrera de médico. Patricio pasó la mitad del primer año internado, y siempre estuvimos ahí. Pero él lo mismo se despertaba a las cinco de la mañana y se iba al hospital. Es admirable”, dice Normita sobre su esposo.

La bicicleta costó $22.000, y está compuesta del cuadro y de la silla para el niño, que se puede separar. “Sólo me cobraron los materiales. Y te digo que no es nada cara. La silla de traslado me había costado $37.000 y el bipedestador $22.000”.

La mitad del dinero lo aportó Beatriz Nuñez, madrina de Normita.“Yo también le quiero regalar la bici a Patricio”, le dijo a su ahijada cuando le entregó la plata.

El inventor de la ErniBike se llama Diego Blas, es tucumano y desarrolló esta bicicleta terapéutica como su tesis de grado. Le puso ese nombre por Ernesto, un joven con parálisis cerebral, quien fue el primer destinatario de la bicicleta.

La historia se hizo conocida en las redes sociales y Diego tuvo pedidos de varios países del mundo. La noticia también llegó a una amiga de Normita, quien le contó de la bici.

“Es cómoda, livianita, hermosa. Ahora nos podemos trasladar a más distancias y no te cansás tanto. Además las veredas no están bien adaptadas para andar en silla de ruedas”, comenta Normita.

Patricio asiste a la escuela maternal Municipal de Monteros. “Como madre especial estoy acostumbrada a ir con tapones de puntas a todos lados, pero esta escuela no nos puso traba alguna. Ningún problema. Van muchos niños especiales que son tratados con mucho amor ahí”.

Por la noche, Patricio dio otro paseo con su bicicleta


Amor y alegría, como la primera vuelta en bicicleta.

Fuente: El Tucumano