Los edificios fueron demolidos simultáneamente con cinco toneladas de explosivos en la ciudad china de Wuhan, para dejar un espacio que permita construir otros nuevos complejos de viviendas.(Télam)