0057239wpLos temblores, que se sintieron con fuerza en Roma, fueron de más de 5 grados en la escala de Richter y por precaución hubo que evacuar escuelas.

Cuatro terremotos de más de 5 grados en la escala de Richter se registraron hoy en el centro de Italia y se sintieron con fuerza en Roma, a unos 100 kilómetros del epicentro de los sismos.

En apenas una hora, tres sismos de 5.1, 5.5 y 5.3 grados de magnitud golpearon al centro de Italia entre las 10.25 y las 11.25 locales (cuatro horas menos en Argentina), originados en la misma zona del sismo que dejó en agosto pasado casi 300 víctimas, aunque por el momento los temblores de este miércoles no registraron víctimas fatales.


Con epicentro en la zona de Montereale, a unos 9 kilómetros de profundidad y 110 kilómetros al noreste de Roma, el primer sismo se hizo sentir con fuerza en la capital italiana y provocó la suspensión provisoria de las líneas de Metro.

Unos 50 minutos después, la segunda réplica hizo temblar aún con más fuerza la zona comprendida entre las regiones de Las Marcas, Toscana y Roma y provocó la evacuación de escuelas y edificios públicos en la capital.Una hora exacta después del primer sismo, un tercer temblor que alcanzó los 5.3 grados Richter volvió a sacudir la capital italiana y alrededores, según la estimación definitiva del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología.

Hacia las 14.34, un cuarto sismo de 5.1 grados originado también en el centro de Italia repercutió con fuerza en la capital italiana, mientras los equipos de bomberos y la Protección Civil aún trabajaban en las zonas golpeadas por los primeros tres temblores.

Además de los subtes, durante la mañana se cerró al público la línea de tren entre Roma y Viterbo, al norte.

Por precaución se evacuaron escuelas en Rieti, en medio de una zona dificultosa por la nieve que desde hace semanas cae en el centro y norte de Italia, al tiempo que se registraron “pequeños desprendimientos” en las localidades de Amatrice y Ascoli, dos de las más golpeadas por el sismo de agosto.

En Amatrice, se derrumbó el campanario de la Iglesia de San Agostino, de los pocos edificios que quedaban en pie tras el terremoto del 24 de agosto.

La serie de réplicas se sintió entre las zonas de Las Marcas y Toscana, e incluso usuarios de redes sociales reportaron movimientos en la isla de Sicilia.

Desde Berlín, donde se encuentra en visita oficial, el primer ministro Paolo Gentiloni afirmó que se dispuso “un refuerzo del Ejército a las zonas afectadas por el terremoto y se monitorea minuto a minuto la situación”.

“Es un día complicado para nuestro país. Afortunadamente por el momento no se registran víctimas pero la seguidilla de réplicas es un factor de alarma para la población y un factor que ocupa al gobierno”; agregó.

La alcaldesa de Roma Virginia Raggi, en tanto, convocó a una reunión a la Policía, Protección Civil y organismos de transporte para evaluar la situación, aunque descartaron “motivos de alarma en la ciudad”.

Además de los movimientos fuertes advertidos en la capital, hubo más d 20 réplicas entre 2 y 3 grados, según el Instituto de Geofísica. (Télam)