0057222wp
Foto tomada Facebook Diego Ruiz Alías

“Con la recuperación voy bien. Ya me dieron el alta y ayer empecé con la rehabilitación.” Diego Ruiz Elías pasa sus días de verano en su casa, mientras planea cada paso que dará, hasta volver a correr en el rally. El navegante monterizo es optimista sobre el futuro, aunque no quiere apurar los tiempos.

Desde que en noviembre de 2016 Diego fue el más afectado por un fuera de camino en el rally de Monteros, con el Mitsubishi Lancer RC2N al comando de Miguel Reginato (sufrió quebraduras de codo y de muñeca), varias cosas pasaron. Lo más importante fue él no quedó solo y recibió el apoyo de familiares, amigos, colegas y dirigentes.

“En principio no puedo esforzar tanto el codo. Los trabajos de rehabilitación me demandarán tres días por semana, en San Miguel de Tucumán. Después del primer mes existe una posibilidad para que haga a la mañana en Monteros y a la tarde en la capital”, contó.

Diego no quiere hablar de tiempos. “Hablé con el cirujano y con el kinesiólogo y me dijeron que en medicina no hay tiempos, menos luego de una fractura tan compleja. Todo dependerá de mis tejidos y de las ganas que le ponga.”

El monterizo contó que el lunes comenzó a asistir al gimnasio. “Estuve haciendo bicicleta fija y algo de entrenamiento funcional, en el que no uso el brazo y no hay impacto”, aseguró.

Sobre si está en contacto con la gente del ambiente del rally, fue enfático: “de manera permanente y eso se da con mucha gente del ambiente. Por ejemplo, con la familia Reginato hablamos casi todos los días. Y con Luciano Bonomi, a quien venía navegando en el Nacional, también estamos en contacto constantemente. Incluso, conversamos de una posibilidad para que vaya a hacer 10 días de rehabilitación en Buenos Aires.”

Fuente: www.motorplus.com.ar