0057078wpEl detalle fue dado a conocer por el rector de la Universidad Católica Argentina (UCA), Víctor Manuel Fernández, en la versión argentina del diario oficial del Vaticano L’Osservatore Romano.

El papa Francisco prohibió que los organizadores del Congreso Eucarístico Nacional, que se llevó a cabo este año en Tucumán, pusieran su rostro en un bono contribución. Además, le pidió expresamente a la Conferencia Episcopal Argentina que no solicitara dinero al Gobierno para ese Congreso.

Estos hechos fueron dados a conocer por el rector de la Universidad Católica Argentina (UCA), Víctor Manuel Fernández, en una columna de opinión en la versión argentina del diario oficial del Vaticano, L’Osservatore Romano, cuyo primer número, de 16 páginas, se publica hoy en el país.

En columna, titulada “Directo, entero y sin voceros”, Fernández celebró la posibilidad de poder “leerlo entero, para poder recoger su enseñanza sin voceros ni intérpretes que lo hagan pasar por su propia ideología”.

“Muchos católicos leen al Papa a través de los medios y algunos terminan repitiendo irritados lo que dice un noticiero. Tengo la impresión de que pocos se detienen a leer y analizar directamente lo que él enseña y escribe”, agregó Fernández, quien cuestionó la forma en que “se parcializa la información” en el país en general y en particular con el mensaje de Francisco.

Como ejemplo, el rector de la UCA criticó a quienes dicen que Francisco es un “populista que no valora la cultura del trabajo” porque pide un sistema económico más justo y defiende a los frágiles, y destacó que “pocos han defendido tanto la cultura del trabajo” como el entonces cardenal Jorge Bergoglio.

Citó varios textos escritos por Francisco en los que se pronuncia en contra del asistencialismo y en los que sostiene que “ayudar a los pobres con dinero debe ser siempre una solución provisoria para resolver urgencias” y que “el gran objetivo debería ser siempre permitirles una vida digna a través del trabajo”.

Fernández también cuestiona la actitud de algunos que buscan “endilgarle a Francisco cosas que tienen poco que ver con su estilo personal”, como por ejemplo cuando “dieron por supuesto” que el Papa estaba de acuerdo con “algunos inescrupulosos que pedían dinero prometiendo una audiencia con él”.

“Quizás no se sepa que el año pasado prohibió que los organizadores del Congreso Eucarístico en Tucumán pusieran su rostro en un bono contribución. También escribió una carta a la Conferencia Episcopal Argentina pidiendo por favor que no solicitaran dinero al gobierno para ese Congreso”, añadió.

Por último, señaló que “es verdad que Francisco habla sobre todo a través de sus gestos, pero también los gestos pueden ser manipulados, y allí está la palabra para aclarar su verdadero sentido” y propuso “dejar a un lado el tamiz de la sospecha, y aprovechar ahora esta posibilidad de leerlo y de conocer su verdadera enseñanza”.

Fuente: La Gaceta