005603wpHay medio centenar de heridos, en su mayoría policías antidisturbios que vigilaban el estadio de fútbol donde se produjo el atentado.

Al menos 13 personas murieron y otras 50 resultaron heridas en un atentado con vehículo bomba cometido en las inmediaciones del estadio del club de fútbol Besiktas, en pleno centro de Estambul (Turquía). Según los primeros indicios el objetio podrían haber sido los agentes encargados de la seguridad del estadio.

La agencia Reuters, citando fuentes policiales, afirmó que la cifra de muertos sería de 13 personas, aunque otros medios lo han elevado a 15, cosa que todavía no ha sido confirmada de forma oficial. Una fuente del Gobierno turco consultada por el diario El Páis de España, explicó que “hay muertos” aunque no quiso precisar su número y que todos ellos son agentes de policía. También añadió que el número de heridos es de en torno a medio centenar.

El ataque tuvo lugar a las 22.30 (cinco horas menos en Argentina), en torno a una hora y media después de finalizado el encuentro que enfrentaba al Besiktas y al Bursaspor. En el momento de la explosión, aunque aún quedaban periodistas y deportistas dentro del estadio, la inmensa mayoría de los seguidores habían abandonado ya el lugar, según explicó el ministro de Interior, Süleyman Soylu. Con todo, cabe recordar que se trata de una área con mucho tráfico ya que se encuentra a poco más de medio kilómetro de la plaza de Taksim, centro del ocio nocturno los fines de semana.

 

 

El ministro de Transporte Ahmet Arslan ha declarado en su cuenta de Twitter que se trata de un “atentado terrorista”. Según la cadena NTV, se produjeron dos detonaciones, en ambos casos microbuses cargados con explosivos. El ministro turco de Interior, Süleyman Soylu, afirmó que el ataque se efectuó “con dos vehículos bomba”. Uno de ellos explotó cerca de la puerta “a través de la que habían salido los seguidores del Bursaspor” pero una vez estos ya se habían alejado del estadio, y el otro en la carretera que desciende desde el cercano parque de Maçka al estadio. Además, añadió que se está evaluando si se trató de un “atentado suicida” o no.

El equipo de fútbol Bursaspor ha confirmado a través de su cuenta de Twitter que ninguno de sus seguidores han resultado heridos. “Hemos contactado a nuestros grupos de fans. Aparentemente no hay heridos entre ellos. Deseamos a todos los afectados una pronta recuperación”.

Los heridos han sido evacuados a los hospitales cercanos y en los alrededores el sonido de las ambulancias es constantes. La policía ha acordonada la zona y la prensa ha sido expulsada de las cercanías del estado. El Consejo de la Radiotelevisión Pública ha impuesto una prohibición temporal de emisión de ciertas imagenes del atentado, aunque la mayoría de los medios siguen informando sobre él.

Aunque ningún grupo ha reivindicado el ataque, varios grupos armados han perpetrado atentados similares en Turquía durante el último año. El Estado Islámico (ISIS) ha llevado a cabo tres ataques suicidas en concurridas zonas de la capital económica de Turquía. También los grupos armados kurdos Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK) han cometido importantes atentados en el centro de las grandes ciudades turcas desde la ruptura de las negociaciones de paz el año pasado.

El ataque tuvo lugar solo un día después de una macro-operación policial contra el crimen organizado y grupos armados con redadas simultáneas en todo el país en las que participaron unos 40.000 agentes.

Fuente: El País