Perdía 2 a 0, y comenzaba el tercer juego. Del Potro debía ganar para mantener viva la esperanza Argentina y tiró una “Gran Willy” que enloqueció a todos. Fue el comienzo de una victoria épica.