005206wpLos femicidios ocurrieron en el barrio Trapiche. Otro niño, que logró salvarse, avisó sobre el hecho. El atacante quedó detenido.

Tres mujeres de entre 30 y 90 años fueron asesinadas hoy a puñaladas por la ex pareja de una de ellas, que también atacó a una bebé de 10 meses y un niño de 11 años, en una casa del barrio Trapiche de Godoy Cruz, donde otro nene de 9 años logró esconderse y pedir ayuda por teléfono.

El atacante, identificado por fuentes de la investigación como Daniel Zalazar, es un profesor de artes marciales de 30 años y oriundo de Santa Cruz que tras perpetrar los crímenes dejó las hornallas de gas de la cocina abiertas y una vela encendida, fue al hospital Central a curarse una herida en un brazo y quedó detenido.

Los femicidios fueron perpetrados a las 8:30 de hoy en una vivienda de la calle Entre Ríos al 1800, en el barrio El Trapiche, de Godoy Cruz donde al parecer el atacante mantuvo una discusión con su ex pareja tras lo cual comenzó a acuchillar a toda la familia.

Las víctimas fueron identificadas como Claudia Lorena Arias, de 30 años, su madre Marta Susana Ortíz y su tía Vicenta Díaz. Así lo etalló Teresa day, coordinadora general del Ministerio Público. La funcionaria también informó que no habían denuncias previas de maltrato ni de violencia en la pareja y ahora se limitan a investigar los motivos por los cuales Salazar cometió el triple femicidio.

La funcionaria del Ministerio Público también confirmó que el hombre está detenido. Señaló además que Salazar es oriundo de Río Gallegos, que actualmente vivía en Mendoza pero no convivía con su ex pareja en el domicilio donde ocurrió el crimen.

Además de matar a las tres mujeres, hirió gravemente a un beba de 10 meses que logró ser reanimada por los médicos y quedó internada en el hospital pediátrico Humberto Notti junto a su hermanastro de 11 años, quien fue intervenido quirúrgicamente, porque presentaba una herida de arma blanca en el tórax y rastros de perdigones. En un primer momento trascendió que la bebé había fallecido pero fuentes oficiales informaron luego que está herida de gravedad e internada.

Los niños se encuentran internados en “estado grave”, de acuerdo a lo informado por el director del hospital pediátrico, Raúl Rufeil.

El jefe médico indicó que cuando fueron recibidos por los “médicos de guardia, el niño fue directamente a quirófano y la beba a terapia” intensiva.

“Ellos son hermanastros y hay un tercer chico (de 8 años) que se escondió en el baúl del auto” durante los ataques en la casa desde donde pudo pedir ayuda por teléfono, añadió Rufeil.

El directivo resaltó que la lesión que presentaba la beba “fue intencional. Fue muy certera la herida fue al cuello”.

La saña implementada en los ataques también fue resaltada hoy por el ministro de Seguridad de Mendoza, Gianni Venier, quien calificó de “psicópata” al atacante y sostuvo que se trata de “un enfermo, un asesino de veras que produce una masacre”.Salazar, quien trabajaba como instructor de artes marciales en el polideportivo del barrio La Estanzuela, huyó del lugar tras los crímenes pero fue detenido en el hospital Central, a donde acudió para recibir asistencia médica bajo la excusa de que había sido víctima de un robo.

El fiscal especial Santiago Garay, a cargo de la investigación, tenía previsto indagar hoy al detenido en la comisaría séptima y señaló que el hombre sería “pareja o ex pareja” de una de las mujeres asesinadas.

Garay coincidió con el ministro Venier en señalar que el atacante dejó “la hornalla de gas abierta y una vela prendida”.

Venier remarcó que “no se puede creer esta maldad humana” y sostuvo que se trata de “un asesino, psicópata que no puede alegar ninguna situación violenta”.Y, señaló que “esa actitud posterior al delito (de dejar el gas abierto y una vela encendida) es de alguien que tiene pleno uso de sus facultades”.

Fuente: Los Andes