005080wpEn las últimas semanas fue el tema más debatido en la villa turística. La Policía dejó en manos de la Justicia la respuesta. A fines de septiembre se quemaron dos casas cercanas con siete días de diferencia.

En el Centro Judicial de Monteros se investigan dos incendios ocurridos en Tafí del Valle en los últimos días de septiembre. El 19, una casa veraniega ardió en llamas en la zona de La Banda, un barrio que se encuentra sobre la ruta 325. Exactamente una semana después se incendió otra vivienda que se ubicaba a 20 metros de la primera.

Las dos causas por esos incendios cayeron en el escritorio de la fiscalía I° a cargo deMónica García de Targa. Lo primero que intentarán los investigadores es establecer si las llamas comenzaron de forma intencional. De confirmarse esta información recién se podrá avanzar para saber si los casos están conectados. Se trata de un dato que no sólo esperan los dueños, sino también los vecinos y las autoridades de la villa veraniega. Durante la última parte de septiembre, los dos incendios fueron el tema de conversación en los valles.

Las pericias que se realizaron en el lugar, a cargo de la Regional Oeste, se manejaron con mucha cautela y hermetismo. “Nuestro personal estuvo en las dos casas realizando las investigaciones y todo lo que se pudo recolectar ya está en Monteros. Ellos dictaminarán si se trató de un acto intencional o no. Nosotros, con los datos que tenemos, no podemos hacerlo”, explicó el jefe de la Regional Oeste, Roque González, a LA GACETA.

Sin embargo, otra fuente de la investigación adelantó que finalmente se concluirá en que se trató de problemas eléctricos. “Además, tuvimos un invierno muy crudo y los materiales están secos, prenden fácil. Este hecho creó una cierta psicosis, pero no hay un loco quemando casas”, dijo. Algo similar había expuesto uno de los bomberos locales que había actuado para apagar los dos incendios.

Un vecino que tiene su casa en la zona señaló una de las viviendas incendiadas perdió el 80% de lo que tenía en el interior y que, si bien las paredes del exterior quedaron en pie, ya no tiene techo. La otra quedó en un estado similar y hasta ayer se encontraba con candado.

LA GACETA intentó comunicarse con los propietarios sin lograr que dieran su palabra. Sí logró confirmar que la dueña de una de las casas se encuentra en Canadá, y ya estaba allí cuando ocurrieron los siniestros. La otra era de una pareja que falleció y quedó en manos de familiares. Gente cercana a ellos contó que manejan la hipótesis del incendio intencional. El dato que alimenta esa sospecha es que en ninguna de las viviendas había gente cuando se prendieron fuego.

Fuente: La Gaceta