005053wpLa Justicia de Entre Ríos rechazó un recurso de apelación de la defensa del imputado contra esa medida.

El cura Justo José Ilarraz irá a juicio por la causa que investiga abusos sexuales de al menos medio centenar de seminaristas de 10 a 14 años, entre 1984 y 1992. La Justicia de Entre Ríos rechazó el recurso de apelación contra la elevación a juicio y los planteos de nulidad y exclusión probatoria realizados por la defensa del imputado.

Ilarraz está procesado, acusado de abusar de menores pupilos adolescentes en el Seminario Arquidiocesano de Paraná “Nuestra Señora del Cenáculo” entre 1985 y 1993, y fue investigado por el entonces arzobispo de Paraná, Estanislao Karlic, en 1995.

El Tribunal de Apelaciones de Paraná, integrado por Pablo Vírgala, Marina Barbagelatay Gustavo Maldonado, resolvió rechazar el planteo de los defensores de Ilarraz contra la elevación a jucio, en el marco de la Causa caratulada “Ilarraz, Justo José s/ Promoción a la corrupción agravada”. De esa forma, se confirmó la resolución de Pablo Zoff, a cargo del Juzgado de Transición Nº 2 de esa localidad entrerriana.

En los fundamentos, Virgala dijo que la medida del magistrado cumple sobradamente con los requisitos formales y expone con claridad conceptual los motivos en los que, razonadamente, se asienta su voluntad de elevar la causa a juicio.

Respecto del planteo de la defensa, el miembro del Tribunal destacó que, “Bajo el ropaje de lo que señala como “nulidades”, pretende que se quite valor a cierta prueba legítimamente ingresada al proceso, al entender que de ser valoradas se estarían violentando las garantías constitucionales que enumera.“El planteo es contradictorio en sí mismo y -tal como se sostuvo en la resolución que confirmó el procesamiento de Ilarraz- además ante tempore, desde que el ingreso de las pruebas cuestionadas ha sido legítimo y admitido por el quejoso”, afirmó.

Entre las pruebas se encuentra una carta del Vaticano, llegada a los tribunales de Paraná, que revela que una confesión del presbítero Ilarraz realizada en 1997 ante el Tribunal Eclesiástico de la santa sede corrobora que éste reconoció los abusos y además mostró arrepentimiento.

Ante el Vaticano, Ilarraz se hizo cargo de los abusos a seminaristas y confesó haber tenido “relaciones amorosas y abusivas” con menores internados en el Seminario, según voceros tribunalicios.

El escrito es una copia de una carta del 18 de enero de 1997, en la que el propio Ilarraz realiza una suerte de confesión ante el Tribunal Eclesiástico sobre hechos ocurridos entre 1991 y 1993 y se hace cargo de “relaciones amorosas y abusivas” con respecto a menores seminaristas, consignó la agencia Télam.

Siete ex seminaristas declararon ya haber sido abusados por el acusado durante su paso por la institución religiosa paranaense.

Ilarraz nació en la capital entrerriana y fue ordenado como sacerdote en 1983. Ejerció sus primeros años en su ciudad natal. La denuncia repercutió en Tucumán, en especial, en el sur provincial, debido a que Ilarraz ejerció su sacerdocio hasta 2012 en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Monteros. También oficializó misas en el templo del hospital “Miguel Belascuain”, en Concepción.

Fuente: La Gaceta