005030wpLa Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción confirmó la elevación a juicio de los casos de Sargento Moya y de San Ignacio. Entre los imputados hay dirigentes del oficialismo y de la oposición. El juez Pérez aún no se expidió respecto de los procesos radicados en los Tribunales de la capital

Trece meses después de los comicios conflictivos, la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción despejó la vía procesal para enjuiciar a los presuntos incineradores de urnas en las comunas de Sargento Moya (Monteros) y San Ignacio (La Cocha). Los vocales Eudoro Albo (preopinante), Liliana Vitar y Enrique Pedicone consideraron que había pruebas suficientes para debatir las responsabilidades de los acusados, entre quienes hay dirigentes oficialistas y de la oposición.

El proceso de Sargento Moya tramitó en Monteros mientras que el de San Ignacio fue instruido en el centro judicial de Concepción. Los otros hechos de violencia registrados el 23 de agosto de 2015 acaecieron en Los Ralos, y San Pablo y Villa Nougués. Las actuaciones judiciales en cuestión están radicadas en la Justicia de la capital y tienen un requerimiento de elevación a juicio pendiente del control del juez Víctor Manuel Pérez (N°4), según informaron en la Junta Electoral Provincial. Por la reticencia a facilitar datos sobre esas pesquisas, la Corte Suprema de Justicia de Tucumán apercibió recientemente al fiscal Washington Navarro Dávila (ver texto destacado).

Los 4 de Sargento Moya

El 3 de mayo pasado, Mario Velázquez, juez de Monteros, avaló el juzgamiento de los cuatro imputados de Sargento Moya: Hugo Adolfo Alarcón -candidato a comisionado por el Acuerdo para el Bicentenario-, Diego F. Alarcón, Luis R. Córdoba y Rubén Zerpa. Según la Justicia, todos ellos habrían ingresado a la escuela Francisca Bazán de Laguna, lugar donde se desarrollaban los comicios provinciales, con la presunta intención de sustraer las urnas correspondientes a las mesas n° 1.623 y 1.624. A posteriori, habrían arrojado las urnas a la calle y les habrían prendido fuego, con la ayuda y participación de sujetos no identificados. Estos incidentes abrieron la sucesión de hechos de violencia que ensombrecieron a las elecciones de 2015.

En noviembre hubo elecciones complementarias para elegir a los comisionados comunales, pero el órgano presidido por Antonio Gandur decidió aplicar una nueva suspensión en Sargento Moya por “la tensión social” advertida en el pueblo. Desde entonces, esa comuna está intervenida.

Fuente: La Gaceta