Madre Teresan de Calcuta

Ya era beata, y ahora será santa. Lo será el próximo 4 de septiembre, fecha que ha fijado el Vaticano para elevar a los altares a la madre Teresa de Calcuta.

El Papa Francisco firmó el pasado diciembre el decreto que autoriza lacanonización , después de reconocer que la religiosa hizo un supuesto milagro en 2008: curar un hombre brasileño de 35 años que se encontraba en fase terminal por graves problemas cerebrales.

En 2008 la madre Teresa de Calcuta ya había fallecido -murió en India en 1997-, pero la esposa del hombre enfermo se encomendó a la religiosa para que salvara a su marido, que consiguió salir del coma en cuestión de media hora e incorporarse como si nunca hubiera sufrido dolencia alguna. Por eso se considera que la madre Teresa de Calcuta hizo el supuesto milagro.

El proceso de canonización de la madre Teresa estuvo paralizado años, ya que no se encontraba un milagro que se le pudiera atribuir. La santificación requiere haber realizado dos milagros. Es decir, que la Iglesia reconozca que la persona candidata ha obrado para hacer posible dos hechos que no tienen explicación ante la ciencia. Con el primer milagro, la persona es declarada beata. Con el segundo, santa.

Se considera que Teresa de Calcuta ya hizo un primer milagro en 1998 y, por esa razón, el Papa Juan Pablo II aprobó su beatificación en 2003. En concreto, se cree que la religiosa intercedió en la curación de Monica Besra, una madre de cinco hijos a quien los médicos habían dado por desahuciada. La mujer fue a parar a un centro de las misioneras de la Caridad de Roma, quienes lo colocaron una estampa de la madre Teresa sobre el pecho. Tras eso, la enferma sanó inexplicablemente.

El segundo milagro que ahora se atribuye a la madre Teresa es similar. La diócesis brasileña de Santos se encargó de estudiarlo y recopilar los testimonios necesarios para demostrar que realmente se trató de otra curación inexplicable. El médico que trató al enfermo con graves daños cerebrales aseguró que nunca había visto “un caso como éste” durante sus 17 años de profesión. Otros pacientes con la misma dolencia habían fallecido todos.

El enfermo no sólo se curó en cuestión de días, sino que no le quedaron secuelas y pudo retomar su vida. Según el periodista Ginaluigi Nuzzi, que es una de las personas imputadas en el proceso abierto en el Vaticano por la difusión de documentos reservados, las beatificaciones y santificaciones no se basan en los supuestos milagros que ha realizado la persona interesada, sino en el dinero que se paga a la Santa Sede.

“Para abrir una causa de beatificación pueden ser necesarios unos 50.000 euros, a los que después hay que añadir al menos otros 15.000 para los costes de la operación”, asegura el periodista en su libro Via Crucis, publicado en noviembre y basado en documentos internos del propio Vaticano.Se desconoce si la santificación de la madre Teresa también ha tenido un precio, pero de lo que no hay duda es de la obra de la religiosa en vida.

Teresa de Calcuta -cuyo nombre real era Inés Gonxha Bojaxhiu- nació en 1910 en Skopje, la actual capital de Macedonia, y fundó la Orden de las Misioneras de la Caridad, que se dedicó a ayudar a los más pobres y desfavorecidos en India y otros países del mundo. La religiosa fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 1979.

Fuente: El Mundo